ArtículosPublicaciones

Las ciudades, motor del desarrollo sostenible del planeta

Las ciudades, motor del desarrollo sostenible del planeta

  • Cada semana, en el mundo, un millón y medio de personas traslada su hogar de entornos rurales a entornos urbanos.

Globalmente, las ciudades representan más de la mitad de la economía mundial y más de dos terceras partes del consumo energético global. Cada semana, en el mundo, un millón y medio de personas traslada su hogar de entornos rurales a entornos urbanos. Las ciudades son motor de progreso económico y bienestar ciudadano, y en 30 años ya acogerán el 75% de la población mundial. Sin embargo, este mismo proceso de urbanización sin precedente alza grandes retos para la gestión urbana, sobretodo relacionados con el acceso a la vivienda, el acceso a los servicios básicos, la planificación de la movilidad a las ciudades o la sostenibilidad medioambiental  de esta transformación y los efectos que afectan al clima.

Tanto es así que la Conferencia de Naciones Unidas Habitat III reconoció la necesidad imperante de una urbanización planificada y sostenible de las ciudades, y así lo acordó firmando la Nueva Agenda Urbana, en octubre de 2016, en Quito. Se trata de una hoja de ruta para el desarrollo urbano de los próximos 20 años, que destaca el papel crucial de las ciudades para el desarrollo sostenible y socialmente equitativo del planeta.

Y es que la persistencia de la pobreza, las desigualdades crecientes y la degradación ambiental son los obstáculos más desafiantes al desarrollo sostenible de todo el mundo. Lejos de abogar por un reparto equitativo del crecimiento económico y la riqueza generada, durante las últimas décadas se han evidenciado las desigualdades en las ciudades y la presión cada vez mayor que se está ejerciendo hacia los recursos naturales. Hoy, la mitad de la población mundial vive en ciudades. Y también hoy, la mitad de la población mundial no tiene acceso a internet.

La Nueva Agenda Urbana, así como ya venían a destacar los Objetivos de Desarrollo del Milenio de Naciones Unidas (SDG en sus siglas inglesas) ponen de manifiesto como la información, la tecnología e internet juegan un papel decisivo en la consecución de dichos objetivos y en el desarrollo urbano, permitiendo una urbanización más eficiente y todo escalando y extendiendo proyectos y soluciones urbanas en lugares menos desarrollados y favorecidos

Internet está cambiando nuestros hábitos

El papel acelerador que tiene la tecnología en estas transformaciones y como catalizadora de soluciones eficaces a los problemas globales es indiscutible. Internet ha revolucionado la forma en que aprendemos, nos comunicamos y trabajamos. Internet ha permitido socializar el conocimiento y universalizar el acceso a la información. En las ciudades, la tecnología permite avanzar hacia las Smart Cities, dotando de inteligencia la gestión y la política urbana; en definitiva, generando ciudades eficientes, que maximizan los recursos y hacen un uso eficiente, razonable y respetuoso, para y con el ciudadano, con el objetivo de mejorar su bienestar y continuar generando riqueza local de forma sostenible.

Si Internet está cambiando nuestros hábitos, la forma en que nos comunicamos, cómo nos organizamos y, incluso, como experimentamos nuestro entorno, como obviar que Internet tiene y tendrá un efecto radical sobre las ciudades, cómo se organizan y cómo se comunican con los ciudadanos, donde la participación ciudadana no es una tendencia ya es una realidad, y un claro factor para la transparencia.

En la gran pregunta de cómo deberían transformarse y evolucionar las ciudades para asegurar un desarrollo sostenible, socialmente equitativo, seguro y resiliente, la cuestión central es cómo hacemos que los beneficios de los avances tecnológicos, con Internet a la cabeza, lleguen a cada ciudadano y cada rincón del mundo.


21 / 02 / 2017

Maria Galindo

 

Manager Innovation, Smart – International Business en Doxa Innova & Smart

Últimos artículos